En portada

Víctor Arroyo

Madrileño de 32 años. Licenciado en Ciencias de la Actividad física y deporte. Triatleta desde hace una década, pero compitiendo como profesional desde hace un año. Entrenador en deportes de resistencia a personas de todo el mundo. Con una mentalidad positiva y enfocada que lo lleva a superar con gran éxito, un accidente en bicicleta en Cozumel.

VICTOR

Yo siempre he sido muy confiado en lo que elijo, en conseguir mis propios objetivos. No vengo de familia deportista y aunque no he tenido un ídolo deportivo especifico, he tenido ejemplos de las personas que han conseguido algo, no en el deporte, pero me han motivado. Jugué futbol hasta los 17 años y luego entré a la Universidad en 2003, estudié Ciencias de la Actividad física y del deporte.

Deportes extremos previos al triatlón

En 2010 descubrí el triatlón, pero yo era paracaidista, saltaba desde un avión, me saqué el curso de paracaidismo en España. Hacía skate con el monopatín, surfeaba, eran deportes que me exigían mi carrera. Me apunté con mi hermano a un curo de planeadores que son avionetas sin motor, con alas muy largas de fibra de carbono. Despegas con una cuerda atada a una avioneta con motor, te arrastra y cuando ya estás en el aire, te sueltas de la cuerda y empiezas a planear, eres tú en el aire sin el sonido del motor. No lo terminé, pero llegué a hacer un par de vuelos. Así que practique un montón de deportes en mi vida hasta que se me presentó éste, que es la base de todos los deportes, el triatlón.

Mi padre en el triatlón

Como trabajaba en un gimnasio, necesitaba un deporte que pudiera practicar ahí. Había caminadoras, bici, alberca, necesitaba algo así y no solo hacer pesas. Mi amigo Carlos Asensi, él es mi padre en triatlón, me dijo “yo creo que tú tienes cualidades”. Vio que se me podía dar bien y empecé a tomármelo en serio, a planificarme, y enfocar todo lo que había estudiado en la carrera.

De mi primer triatlón al Ironman

En 2010 fue mi primer triatlón en Guadalajara en España. Me fue muy mal -se ríe. Me fue bien claro, porque lo acabé, el objetivo se cumplió, pero hasta ahí. La sensación es muy padre porque se te queda grabado esa primera vez que empiezas a descubrir ese esfuerzo donde tienes que juntare las tres disciplinas. Tenía 24 años y a partir de ahí decido tomármelo más sistemático para hacer mejores tiempos. Cinco años después, en 2015 pego el salto a la distancia más larga que es el Ironman, lo hice en Cozumel y clasifiqué al Campeonato del mundo Kona, Hawaii para 2016 en mi primera vez.

Kona 2016, mejor tiempo en maratón

Estuvo buenísimo, me paso que en la bicicleta empecé a encontrarme muy mal, vomitaba y en la transición 2 sentía un mareo muy fuerte, yo solo pensaba en abandonar porque así no podría correr un maratón. Mientras todo mundo me pasaba y se cambiaba rapidísimo, yo dije “tengo que acabar, por lo menos voy a caminar” y decido salir. Me pongo a caminar, 2 minutos después ya quiero trotar, probar, por lo menos iría a buscar a mi novia que estaba a unos 5km para darle un beso. Reviso mi reloj y marcaba que iba a 4 minutos y pensaba claro que no, algo no va bien, no puede ser que este corriendo a esta velocidad, pero un poco después seguía marcando eso. “¡Uy pues muy bien, ya he revivido!”. Ya me encontraba formal para correr el maratón y al final hice el mejor tiempo de maratón por un amateur en 2 horas, 55 minutos. Fue una sensación agridulce porque si hubiera estado bien en la vio. Probablemente hubiera sido campeón del mundo, pero comí mal, mi estrategia de alimentación no fue buena, porque por meter demasiado, mi cuerpo no absorbió y empecé a vomitar.

Cada Ironman cuenta una historia

En cada uno voy mejorando mis tiempos, los voy eligiendo para mejorar mi rendimiento. Iba a participar en medio Ironman, pero el 10 de marzo de este año, cuando estaba entrenando en Cozumel para ir a participar en los 70.3 de Campeche, me rompí el cuádriceps. Yo estaba en un momento muy bueno de forma, contaba con el apoyo de patrocinadores, y era mi primer año como profesional, quería demostrar que yo puedo estar luchando contra profesionales. Perdí un tozo de diente y me hice una herida muy grande en el muslo, que no fue superficial, se rompió el músculo al 90%. Tienen que abrirme, ahora tengo una cicatriz en forma de 7 muy grande. Me dicen que voy estar menos en reposo y que seguramente no vuelva a correr como corría al principio. En cuanto me dicen en el hospital que tengo ese problema, acepto operarme, pero yo ya veré que pasa después. Esto fue en marzo y en julio, dice 8 horas 25 minutos en un triatlón de distancia Ironman en España, quedé en 4° lugar. Soy una persona muy positiva, las ganas que tengo de superarme el enfoque que he tenido siempre en la vida, no te quejes, hay gente que está peor que tú, y tenemos muchos recursos para hacer las cosas. Yo me rompí el cuádriceps, pero en 4 meses fui capaz de regenerar el musculo, volver a caminar y rehabilitarme. No podía mover ni la rodilla y luego, decido re debutar en un triatlón de larga distancia. La gente te mete miedos y te dice “cómo vas a hacer eso, no vas a terminarlo”, solo yo sabía de lo que soy capaz. Full Vitoria Triatlón se llama, lo hice el año pasado y quedé igual en 4° lugar con 8 horas 35 minutos. Este año mejore mi tiempo 10 minutos después de mi rehabilitación y con una bicicleta prestada.

Los miedos de los demás te auto limitan

La gente refleja todos sus miedos sobre ti, hay que tener la sangre fría para decir “te escucho, pero no te voy hacer caso”. Lo puedes tener en cuenta, pero la gran mayoría de la gente no sabe nada sobre ti y si les haces caso, lo único que estás haciendo es auto limitarte y ahí es donde mucha gente cae. Hay que ser lo suficiente enfocado, no distraerte e ir por tu objetivo con todo lo que tengas.

Con el resultado de su participación elite en Ironman Cozumel 2018, logro 5° lugar con un tiempo de 8 horas 26 minutos. ¡Felicidades Víctor, ve por más!

Agradecimiento

A Andrea mi novia que me acompaña. Es la mejor acompañante que puedo tener, se sabe los tiempos de todos, me dice las referencias, el mérito es muy elevado porque al no hacer el mismo deporte que hace tu pareja, el mérito es inmensamente mayor, hay que entender cosas que no entendías, el esfuerzo que hacéis es la leche. También quiero agradecer a Alan Carrillo y Movie dick, ellos me apoyaron en Cozumel durante mi accidente, yo desde la cama del hospital no podía mover hacer nada porque no me podía ni mover, pero ellos movían todo.

Mi objetivo en triatlón

Mi objetivo es estar algún día con los mejores del mundo. Yo quiero sentirme arriba con ellos, sé de dónde vengo, me faltan más años, pero yo creo que puedo estar luchando con gente muy buena en esta distancia, a nivel profesional, o acercarme lo más posible. Sentirme satisfecho con mi rendimiento y mejorar día a día. Cuando termino en una competición, casi siempre pienso cómo lo hice, cómo lo puedo mejorar, nunca me conformo con mi rendimiento.

Compartir:

Deja una respuesta