En portada

PAOLA LONGORIA

Tricampeona Panamericana medalla de oro 2011 – 2015 – 2019

Paola nació el 20 de julio de 1989 en San Luis Potosí. Tiene 30 años, es una mujer muy disciplinada, dedicada y siempre busca la manera de lograr sus objetivos. Se considera una mujer aguerrida y comprometida, se pone objetivos a corto, mediano y largo plazo. Trabaja día a día para obtener todo lo que quiere, siempre trata de compartir el éxito con su familia y su equipo, porque es de la idea que el éxito, viene en conjunto.

Uno para el otro.

Descubrí el ráquetbol a los 7 años. Mi primera raqueta fue una de tenis, pero nunca me gusto sentir el sol en la cara, lo supe durante los campeonatos de verano. Así mis papás decidieron meterme a ráquetbol. Primero fue un hobby y luego me di cuenta de que tenía pasión, de que fuimos hechos el uno para el otro. Estuve en muchas disciplinas, gimnasia, natación, basquetbol, porristas, hice de todo. La verdad tenía talento en muchos de ellos, pero siempre me llamaron la atención los deportes de raqueta y el ráquetbol, me llenó el ojo.

Más que una rutina diaria, un estilo de vida.

Lo que mi entrenamiento le aporta a mi vida, es un bienestar e en mi salud, me encanta hacer ejercicio. De lunes a sábado entre 6 horas, hago 5 comidas diarias de manera saludable. El deporte en lo personal me ha ayudado mucho a organizarme, a desarrollar esta responsabilidad y compromiso que tengo de poner a México siempre en lo más alto del pódium. El deporte me ha cambiado la vida. En la mañana hago todo lo que es ráquetbol, canchas, tiró, selección de saque, estrategia de juego. Y por la tarde, hago otras dos horas y media o tres en gimnasio, cardio, pesas, ejercicios de pliometría, velocidad en cancha, potencia, resistencia. Descanso el domingo. Y cuando hay Panamericanos, Centroamericanos, o Mundiales, llego a entrenar hasta 7 horas diarias.

Torneos que marcan.

Hay muchos que han marcado mi carrera deportiva, pero mi primer debut en juegos Panamericanos en Guadalajara 2011, creo que tuve el mejor escenario. Jugar en casa, en un estadio donde estaba repleto de mexicanos, donde mucha gente se quedó afuera y escuchaba gritar mi nombre y ¡vamos México! Era el primer año en una selección mayor y honestamente, son momentos que se quedan grabados en tu cabeza, te motivan a salir adelante. Fue el parteaguas donde la gente empezó a conocer más de Paola Longoria. Tengo otro torneo importante que fue el primer gran slam, torneo del tour profesional que gané a los 18 años donde me convertí en la primer mujer mexicana y latina, y la jugadora más joven en ganarlo. Después de ganar ese torneo me di cuenta que podía llegar a ser la mejor del mundo. Fue cuando decidí irme a vivir a Estados Unidos y empezar esta carrera en el ráquetbol a nivel profesional.

Apoyos

Soy originaria de San Lui Potosí, ahí no me apoyaron, me fui al estado de Baja California, y hoy en día represento al estado de Nuevo León donde me han apoyado, donde puedo terminar mi carrera de Ingeniero Mecánico Administrador, tengo una maestría en Ciencias Políticas, pero decidí dedicarme 1005 al ráquetbol. Yo creo que cuando uno trabaja y le apasiona, no es un sacrificio, es un privilegio poder hacer lo que me gusta y obviamente tengo patrocinadores que han ido sumando poco a poco, cada uno con su granito de arena, para que yo esté en el lugar que estoy. Al principio cuando no tenía estos patrocinadores, mis papás siempre hicieron por darme la posibilidad.

Colores de México

Recuerdo mi primer campeonato regional infantil juvenil a los 10 años, donde yo era seleccionada nacional infantil juvenil. Obvio lo que representaba estar en el extranjero, y motivación de verdad increíble.

Momentos clave

Uno de ellos fue ser abanderada de la Delegación, tanto en Centroamérica como Panamericanos. Es un sentimiento que no te puedo expresar se te pone la piel chinita de salir por el túnel, escuchar “Cielito lindo” y gritando como somos los mexicanos, apoyándonos. Estar en frente de la Delegación donde sabes que como a de lugar, es para las medallas, pero que también es un compromiso y una motivación de salir y dar todo por tu país. Atesoro este recuerdo como un gran momento en mi carrera deportiva, desde luego también cuando fui a Juegos Olímpicos, como la mejor atleta juvenil de tocó ver el récor de Michael Phelps, estar literal a casi tres escalones, dé cuando él salía y hablaba con su entrenador. Por todos estos privilegios que te permiten tener deporte.

Momentos difíciles

También hay momentos difíciles que han marcado mi vida. Como cuando me fui a, vivir a los 18 años, cuando gané el primer US open, (el que me abrió el panorama para pensar en ser la numero uno). Me fui a vivir a Estados Unidos y todo ese año, no le llamo “mi año de fracaso” le llamo “año de aprendizaje”, ese momento en donde no ganaba, donde no sabía si tenía el talento, de verdad a veces llegue a pensar que solamente tenía el talento para categoría infantil juvenil, no a nivel profesional. Y bueno, son los momentos donde uno aprende, uno valora salir de casa y ano tener las comodidades, vivir con una familia que tiene diferentes reglas, y cuando regresé a México todo fue diferente, agarré mi segundo aire.

Futuro

En un futuro la verdad es que sueño con ver mi deporte en Juego Olímpicos, ahorita estoy seleccionada dentro del Comité de atletas del Panamá Sport y a través de mi persona y mis compañeros, hacer crecer el deporte a nivel mundial. Me encantaría en un futuro dirigir la Conade, estar al frente dirigiendo el deporte mexicano en el que me ha tocado vivir también diferentes etapas. A ver que le podemos apostar al deporte, hacerlo crecer, nueva infraestructura. Muchas cosas, me encantaría de verdad estar ahí, yo estudie una maestría en Ciencias Políticas, me encantaría tener un doctorado en Administración pública y porque no, soñar estar en ese puesto. Hoy en día hay una mujer ahí dirigiéndolo, una atleta que también es reconocida y admirada en nuestro país. Estoy en un proyecto de abrir mi escuela pública, la primer Paola Longoria aquí en San Luis Potosí y dejar ese legado para las nuevas generaciones. Y que el día de mañana, si a mí me no toca jugar unos Juegos Olímpicos, poder presumir que el campeón o campeona olímpica salió de mi escuela.

Mensaje a los jóvenes El mensaje que le daría a todos los jóvenes es que, si yo puedo, ellos también pueden. Que de verdad estamos en un momento importante en nuestra sociedad, donde el deporte es el mejor estilo de vida saludable. Que hay que aprovechar lo que el deporte te da, muchas oportunidades de aprender, si lo sabes aprovechar. Pero también si sabes tener ese talento, trabajarlo día a día.

Yo creo que para llegar a ser el mejor o la mejor del mundo en cualquier disciplina, o en cualquier trabajo, se necesita de esfuerzo, disciplina, dedicación, perseverancia. Tener u carácter fuerte, saber que habrá momentos difíciles, pero que a como dé lugar, no todo se queda siempre mal, ni todo se queda bien, soy de la idea que pasa algo por tu mente, pasa por tu vida y se puede lograr.

Delegación mexicana

Me encanta permanecer ahorita a una delegación mexicana tan exitosa donde hay una mentalidad diferente donde ya se puede, donde como sea, se busca el “si”, y ese tipo de cosas, es la motivación que le quiero dejar a las nuevas generaciones.

Gracias

Quisiera agradecer el apoyo y respaldo que le han dado a mi carrera deportiva, toda la gente que nos ve a través de su revista, gracias por apoyarme, gracias por inspirarme con sus mensajes, a toda la gente que me sigue en mis redes sociales, que nos hicieron estos juegos panamericanos. Para mí es un honor y un orgullo, portar los colores de México.

Compartir:

Deja una respuesta