En portada

Ale Rivas

¿Quién es Ale Rivas?

Alejandra, de personalidad libre, relajada, siempre positiva y en busca de la felicidad, es una chica indudablemente feliz y divertida. A sus 32 años ha viajado por el mundo siguiendo su sueño, estar envuelta de los deportes extremos y a unas semanas de casarse, nos platica para Sportlán su aventurada historia en el agua.

Familia deportista.

Soy de familia muy deportista, mi papá es de IRONMAN, desde pequeñita estuve acostumbrada a ir a sus competencias. Mis papás platican que desde el principio tuve una fijación muy especial con el agua. Nací en Cancún y me la vivía en el agua, es más, prefería estar nadando que caminando. Desde muy chiquita nos llevaban a snorkelear a mis hermanas y a mí, así que mi relación con el agua es muy especial. de pequeñita me metieron al ballet y yo decía “¿Qué es esto?” y no entraba a clase. Luego me metieron a gimnasia y me hice muy buena, tenía entrenamientos muy rigorosos de lun es a viernes. Y los fines de semana competía. Así que dese muy chiquita estuve en el ámbito de la competencia y entrenos rigurosos. Luego jugué fútbol y desde los 12 años aprendí a surfear. Aquí en Cancún no hay olas muy constantes, pero cuando había, allí estaba, y es de ahí tuve un amor muy especial por los deportes de tabla, hice surf, long bord, paddel board, kite surf.

Estudiar o no estudiar…

No quería estudiar, quería irme a trabajar a un crucero, pero encontramos esta carrera y apenas terminé la prepa me fui a la universidad a Canadá. Estudie turismo de aventura, ósea deportes extremos -se ríe. Toda mi vida he vivido alrededor del deporte extremo. En realidad, iba por solo dos años y me quede seis. Me hice instructora de todo tipo de deportes extremos, la mayoría de la parte del invierno fui instructora de Snow board durante 4 años. Empecé a competir y gané varias competencias locales.

Cambios de dirección.

Tuve un accidente y me lastimé el ligamento cruzado anterior, y como yo vivía de eso, ya no pude trabajar y me tuve que regresar a México. Entre a trabajar en hotelería, ya más tranquila, tenía 24 años, y un día me llama una amiga avisándome de un casting donde necesitan niñas que hagan deportes extremos para un equipo de fly board. “pensé en ti porque eres la deportista extrema de Cancún” -me dijo. Fui y hacia 30 o 40 niñas, quedé en el equipo, éramos nueve. Así retorne los deportes extremos en Cancún y la idea de entrar para competir a nivel mundial y representar a México. Ese año también se me cruzo el jet surf, y cuando lo probé, dije “¿Qué es esto?, ¡tienes motos dentro!”. Y es que para todos los demás necesitan olas, viento, lancha, para todo necesitaba algo y para el jet surf, solo necesitaba la tabla. Para mí fue la mejor maravilla del mundo, entonces decidí enfocarme del jet surf y me salí del equipo.

JET SURF, nuevo para las mujeres.

Empecé a entrenar jet surf, la primera competencia solo competí contra los hombres porque no había mujeres. Les gane a muchísimos hombres, ahí fue donde me emocione y dije “esto si es para mí”. En el siguiente campeonato ya había mujeres, quede como numero 2 del mundo, con eso me gane un pase para la serie mundial 2016. Viajé muchísimo, conocí mucha gente y regresando, por falta de patrocinios, creí que ya no iba a seguir compitiendo y a las finales del año, me contactaron los de jet surf de Estados Unidos porque me querían patrocinar para el campeonato del 2017. Competí todo el mundial representando a Estados Unidos, me sentí muy bien porque al final del día, yo seguía siendo Ale Rivas de México, pero competía para Estados Unidos.

El equipo y los viajes.

Así que en 2017 fui a España, Francia, Inglaterra, Rusia, Republica Checa, Estados Unidos, de hecho, tuve muchas dificultades con mi tabla con los viajes, perdía la tabla en los aeropuertos, me la mandaban a un país y yo iba a otro y no me fue tan bien. Acabe en número 6 del mundo, sigue estando bien, pero viajaba solita y era mucha presión viajar así con todo el equipo, trabajaba en la mañana, entrenaba en la tarde, y era muy demandante. Un día para mí era despertar a las 5:30am, irme a trabajar a Puerto Aventuras, regresaba a Cancún a las 4 pm, a veces no me daba tiempo de comer y me iba a entrenar de 4:30 pm a 730 pm y me dormía.

Decisión sobre un sueño hecho realidad.

De 2014 a 2017 fueron años muy divertidos, no me quejo, era un sueño hecho realidad, estaba viviendo una realidad hermosa, ser atleta profesional, en 2017 fue mi último año de competencia. Decidí retirarme porque como competidor, la satisfacción la tienes en la dedicación, en el esfuerzo, los títulos, pero ya estaba lista para la siguiente etapa de mi vida.

Empecé mi propia marca de trajes de baño AR Bikinis. En 2016 diseñe mi traje para competir y a raíz de eso, cree mi propia marca de bikinis, tengo tienda en Cancún y todo es online.

Con es un deporte muy nuevo, la gente se emociona y me contratan mucho para eventos, show, comerciales. Al final, sabía que, si dejaba de competir, iba a seguir haciendo jet surf. Yo sigo activa en el deporte, y he seguido viajando por el mundo haciendo esto. En 2018 me contacto con la federación de jet surf, oficial a nivel mundial y ahora soy la presentadora oficial en el campeonato mundial de jet sur, soy quien narra los eventos.

Sigue tu sueño

Algo que cambio mi vida, fue cuando tuve un accidente. Una competidora se vino en sentido contrario en la pista y me vino de frente, tuve una reacción en cuestión de segundos y brinqué. Fue pérdida total de la tabla y yo estaba por llegar a la meta, no sé qué paso por mi mente que agarré mi tabla y empecé a nadar a la meta. Si no hubiera brincado, no se hubiera destrozado la tabla sino ¡mis piernas! Pero me puse a correr y nadar como pude para llegar. Quería decir “puse todo mi corazón, la pasión por cruzar la meta”. Yo siempre pienso, “sigue tus sueños, no importa que tan joven o viejo seas, siempre persigue tus sueños”. No importa los obstáculos, todo suena muy bonito, pero todo atrás lleva esfuerzo, dedicación y tiempo.

Superando lo inconveniente.

Hubo momentos difíciles, puertas que se me cerraron, sin embargo, todos los días sigo despertándome queriendo seguir mi sueño, queriendo estar envuelta en los deportes extremos, siempre pienso “síguelo, persíguelo, nunca dejes que nadie te lo quite2.

Lo que viene.

Me caso el próximo mes, quería dedicarle más tiempo a mi vida personal. Así que lo que veo en mi futuro es casarme, tener hijos, dedicarme a crecer AR Bikinis y pase lo que pase, haciendo lo que llena mi corazón de alegría, siendo parte de la aventura. Me voy a vivir a Los Cabos, y seguir en movimiento, porque sé que hasta el día que me muera, va a ser una aventura.

Compartir:

Deja una respuesta